HISTORIAS DE MIEDO 4 – Aarón Márquez Esteban

Érase una vez una casa a las afueras de un tradicional pueblo, la cuál tenía un pasado inolvidable pues fue donde murieron dos hombres mayores. La gente que alquilaba la casa no era capaz de aguantar más de una noche, decidían irse antes.

En una ocasión, un niño llamado Pepe quería saber lo que pasaba con aquella misteriosa casa, ya que todo el que entraba no decía nada de la casa y salía con el miedo. Una noche de luna llena, él y su amigo Adrián decidieron entrar para averiguar lo que allí sucedía. Al entrar escucharon voces pero no les dieron importancia pues pensaron que sería el aire.

Pero, Justo al entrar en la casa, también vieron cómo algo se movía en las sombras, por lo que ellos salieron corriendo hacia la cocina. Una vez allí, se intentaron tranquilizar cuando comenzaron a escuchar  una voz que los habla pausadamente. Esta vez se armaron de valor y decidieron no salir, pues necesitaban saber la verdad.  Entonces esa voz se tornó violenta, misteriosa a la que se unió una más. No aguataron más y se fueron con muchísimo miedo.

Pasados los días, ambos amigos decidiron continuar con su investigación pero, en esta ocasión, a plena luz del día. Todo estaba perfecto, las habitaciones estaban en buen estado, llenas de alimentos y utensilios. Cuando se marchaban escucharon una voz y dediciendon esconderse. En el salón entraron un hombre y su hijo, de poca edad. Entonces lo entendieron todo, ese señor que cuidaba de su niño era el responsable que asustaba a la gente para el poder vivir ahí y ya una vez sabiéndolo, no volvió a pasar nada.

Anuncios